Seguidores

7.7.10

Mañana nunca se sabe

Los hombres piensan en el futuro, viven para el porvenir, consagran perpetuamente todos los hoy a los mañanas que tienen que llegar. Todo hombre sólo vive para aquello que prevé, que espera. Toda su vida está hecha de manera que cada instante tiene valor para él solamente en cuanto sabe que ese instante prepara un instante sucesivo; cada hora, otra hora que llegará; cada día, otro día que seguirá. Toda su vida está hecha de sueños, de ideales, de proyectos, de esperanzas; todo su presente está hecho de pensamientos sobre el futuro. Todo lo que es, que está presente, nos parece oscuro, mezquino, insuficiente, inferior, y nosotros solamente nos consolamos pensando que todo este presente no es mas que un prefacio, un largo y fatigoso prefacio a la hermosura del porvenir. Todos los hombres, lo sepan o no, viven por esta fe.

Giovanni Papini
Lo trágico cotidiano

4 comentarios:

@catriel dijo...

También hay gente que vive para el pasado.

Juan Álvaro dijo...

¡Qué grande Papini! ¡Y qué olvidado! ¡Y qué grande Luis, Luis!
Pero es que, además, das unos giros estilísticos fascinantes!

roberto dijo...

Es terrible, verdad, pero probablemente sea así para que hagamos lo que hacemos, si no, no haríamos nada, le sacás punta al lápiz porque vas a marcar el papel... Aunque últimamente oí algo sobre Teoría M que dice que podés ir para atrás en el tiempo también. MMmmm me puse científico.

Andrés Moyá dijo...

Y están los que esperan q sus descendentes cumplan los sueños q no pudieron concretar… una de las mayores cargas q puede heredar un hijo.