Seguidores

25.11.11



“La longevidad es, por si sola, un signo irrecusable de fuerza. Pues es preciso que un hombre tenga mucho mana, imunu o tondi, etcétera, para haber podido resistir victoriosamente durante tanto tiempo a todas las tentativas de hechicería, a todos los ataques insidiosos de que ha sido objeto, etc.
La longevidad llega incluso a considerarse como una cualidad en si misma que puede desprenderse del ser en la que se encuentra y que se intenta asimilar con el fin de volverse mas fuerte.”
Estos “primitivos” nada sospechan de nuestros depósitos de ancianos, eufemísticamente geriátricos. Son primitivos, no alcanzaron nuestro nivel “cultural”, seguramente ignoran la palabra “descartable”.
Los dejo, hoy me teñiré el pelo rojo furioso, y ya que estoy me hago un lifting.

4 comentarios:

Catriel Torres dijo...

Es que la medicina mantiene viva a la gente sin mana, quizás hasta absorba el mana...

luis scafati dijo...

Eso es así Catriel. En realidad hay una diferencia entre los que "duran"(los muertos verticales) y los que están vivos.

Maricel dijo...

Grandes verdades, excelente post! Hace unos días veía en un programa de tele como cuatro boludas y acacrtonadas occidentales, jactándose de tener la "verdad" en materia estética querían transformar la apariencia de una hermosa mujer negra con turbante, poseedora de una belleza única. Esta mujer decía todo el tiempo "no comprenden quien soy", y si...no lo van a comprender nunca.
Todo esto forma parte de este circo patético globalizado que impone un canon de belleza: Lo trucho.

luis scafati dijo...

Sabés que una de las cosas que me preocupan es lo poco que conocemos de otras culturas. Vemos todo filtrado a través del filtro occidental y cristiano. Pero que artistas, poetas, músicos hay en la India, en Asia, en Corea, en Brasil, en Perú...y así hasta dar la vuelta al mundo. De vez en cuando nos enteramos de alguno porque lo iluminan los reflectores del premio Nobel.
Maricel, tenés que pasar mas seguido con tus reflexiones, mirá lo que me haces pensar. Un abrazo