Seguidores

4.4.18

EL SHAMAN

Nadie quiere oír hablar de amor verdadero , de odio verdadero. Nadie quiere que pongas tu mano sobre sus sacrosantas entrañas, eso le corresponde al sacerdote en la hora del sacrificio.
Mientras estás vivo, mientras tu sangre corre aún caliente, debes simular que no existe la sangre y que no hay un esqueleto bajo el recubrimiento de la carne. Prohibido pisar el césped, Tal es la divisa según la cual vive la gente.
A fuerza de estar bien, terminamos por desarrollar una alegría feroz, una alegría que no es natural.
El shaman , carbón, acrílico, tinta y pluma sobre madera.

No hay comentarios.: