Seguidores

24.10.17

BAIRES







Hace cuarenta años que vivo en Buenos Aires y cada vez que veo el obelisco, no dejo de observarlo intensamente, buscando un nuevo enfoque, descubrir un ángulo desde dónde registrarlo en mi memoria.
Ese modesto símbolo fálico, erecto en el cruce de varias avenidas es parte de la imaginería  de muchos argentinos.
Incontables veces lo dibujé, porque cuando lo hago, no hay duda que ese lugar es Buenos Aires.
 Para muchos, el obelisco es el centro del país. Argentina gira alrededor de él.
Para otros, más excesivos, por ese lugar  pasa el eje alrededor del cual gira todo el sistema solar.

Mientras tanto, lo sigo dibujando, de diferentes maneras, con la paciencia de un monje zen, cada día lo veo perder altura, se va empequeñeciendo, pienso que en un par de siglos será apenas un recuerdo en fotos y dibujos que el tiempo destiñe inexorablemente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Luis!

Tengo una pequeña duda: ¿Qué tinta china usas?. ¿ Me puedes sugerir alguna recomendación, alguna marca ?


muchas gracias.
Matías.