Seguidores

21.9.15

MISHIMA

Mucha gente me pregunta por estos días si recuperé la mochila que perdí en Mendoza. Lamentablemente debo decir que no. Si bien decidí dar vuelta la hoja (pasaron veintiún días desde el siniestro) todas las mañanas, generalmente poco después de despertar, descubro algo nuevo que se fue con la mochila. Por ejemplo, hoy recordé que había guardado ahí un libro de cuentos de Yukio Mishima que venía leyendo por esos días. Me imagino entonces a un desconocido, despatarrado en su cama, leyendo uno de los cuentos de Mishima, en aquel que fuera mi libro. Tal vez, el tipo es la primera vez en su vida que lee un cuento y descubre así su vocación literaria. Años después es un genial escritor y un día un editor me convoca a ilustrar uno de sus libros. El libro en cuestión es un éxito total, las reediciones se multiplican y amaso una pequeña fortuna. Lo cual me permite mi anhelado viaje al Tibet, donde paso algunos años en un monasterio Budista, allí comprendo finalmente, que la realidad no existe, era un juego de la mente, una ilusión, maya.

4 comentarios:

pulindra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pulindra dijo...

Me tomo el atrevimiento de escribir :)
Yo me imagine una historia algo así: Te despojan de la mochila, en el apuro y desespero se le caen varias cosas. Con la mochila abierta, el viento levanta las hojas que salen volando a distintos lugares, como semillas.A lo largo de los días, diversos personajes las descubren. Me imaginé una de un nene regalandole un dibujo a su mama, o un abuelo colgándolo de la pared de su casa.
Espero que todo lo que ahora falte, vuelva en miles de formas nuevas.

Guia en estambul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sevda Dere dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.