Seguidores

4.7.12

Páginas de un cuaderno





Mucha gente contempla un trabajo imaginativo (sea una película, una pintura o un poema) como si se tratase de un “informe de espionaje”, creyendo que es suficiente aplicar sobre la obra la clave de desciframiento correcta para  transcribirla a un lenguaje “comprensible”. Este es un gran error. El público puede descifrar una obra  de la imaginación mediante sus propias asociaciones, inmersas en su morfología mental, y solo entonces puede tener lugar la comunicación intersubjetiva y actuar entre el creador y el público.
Jan Svankmajer
Para ver, cierra los ojos.
Editor Pepitas de calabaza


4 comentarios:

Juan Álvaro dijo...

Muy certera la cita, creo. Quizás a este modo de entender las cosas haya contribuido la crítica, por otro lado muy útil, que, necesariamente, trata de desentrañar el misterio. (Aunque últimamente se viene negando esa dimesnsión misteriosa del arte).

Abrazo

luis scafati dijo...

Lo que decís sobre el misterio es verdad, nos tocó una época donde no se acepta nada que no pueda explicarse.
Este es el gran conflicto que atraviesa las artes visuales.
Este Jan es muy lúcido en sus definiciones.

Teté Herrera dijo...

Ha surgido una nueva religión; la ciencia. Todo es explicado de una forma pragmática, ha muerto nuestro propio misterio. Todo es explicable y lo que no también. Si seguimos con esta premisa el arte está acabado.

luis scafati dijo...

Una nueva religión, es verdad, pero no surgió de la nada, la hemos creado en nuestra necesidad de entender, de explicar de poner en palabras todo lo que sentimos.Tal vez producto de nuestra soberbia.
A pesar de todo el arte, no morirá...porque es parte del ser humano.